Banner

Últimas Noticias

Blogs

Elogio a un Gran Waterman: Andy Irons 1978 – 2010

Por Jim Kempton

Cuando Andy Irons ganó su tercer Campeonato mundial de la ASP, se unió a un trío de leyendas únicas cuyo impacto ha dominado el surf competitivo en las últimos tres décadas. Sólo Mark Richards, Tom Curren y Kelly Slater comparten ese logro, y sin duda han sido los surfos más influyentes en la historia moderna. Es un legado inolvidable.

Nacido en 1978, se crió toda su vida en Kauai, Andy fue de la segunda generación de una familia orgullosa de surf, cuyas raíces en el deporte son tan profundas como casi todos los que viven hoy.

Andy y su hermano Bruce silenciosamente perfeccionaron sus habilidades en Hanalei Bay, su patio Pine Trees y otros poderosos reef breaks, fuera del alcance del radar de la maquinaria para hacer estrellas de la industria del surf. Su talento no se registró en la pantalla de este radar, a pesar de que en 1995, Irons (al igual que sus tres predecesores antes que él) había ganado el título nacional amateur.


Irons había crecido en un ambiente discreto y, según su propio relato, había sido más o menos una persona hogareña – Fotos Joli.


A pesar de que una serie de otros novatos en la ASP habían sido catapultados a ser los mejores contendientes, el anonimato de Andy continuó. A mundos de distancia de los reflectores, las cámaras no deseadas en su ola y en line-ups fuertemente protegidos por los lugareños, Irons pasaba totalmente desapercibido.

Hasta en el Pipeline Pro de 1996: con 17 años, Andy corrió un intenso Pipeline de 12 pies y había quitado de su camino tanto al reinante ganador en el Pipe Master, Derek Ho, como a una gran cantidad de competidores de la nueva generación que estaban apuntando a la corona. Cuatro años más tarde, Irons ganaría su primer Campeonato del Mundo.
Sin embargo, el camino que condujo a ese resultado no fue una marcha suave y cristalina. Durante un par de años precarios, la carrera profesional de Andy fue tan rocosa como el fondo de Teahupoo.

Irons había crecido en un ambiente discreto y, según su propio relato, había sido más o menos una persona hogareña. Pero después de ganar el Pipe, de repente se encontró en el foco de la atención de los medios y con la presión de la competencia profesional. Era joven e inexperto, un chico de campo de las islas exteriores, fuera de su elemento.
Al final de su año de novato el bombardeo vertiginoso del circuito mundial, las noches desveladas y una agenda de viajes implacable comenzó a pasar factura.


Andy y Bruce Irons – Foto Joli.


Pero Andy volvió a sus raíces, se estabilizó en un entorno mucho más profundo que el torbellino de la fama. Sus amigos le dieron el apoyo para tener una perspectiva positiva, aconsejándole y construyendo la confianza que necesitaba. Sus padres, siempre grandes defensores de su pasión por el surf, le ayudaron a recordar sus bases, establecidas en los poderosos tubos de Kauai.

Irons reorientó, enfocó y refinó su juego para incluir dos ingredientes principales que habían estado ausente: la consistencia competitiva y responsabilidad personal. Juntos conectaron el eslabón perdido.

Luchando en su camino de regreso en el Tour Mundial, Andy comenzó a ganar eventos en todo tipo de condiciones y volvió su enfoque instintivo en una bola de nieve de victorias, que culminaron con tres títulos mundiales consecutivos. En el camino se ganó una esposa, una carrera y un millón de admiradores de su talento.


Foto Joli.

En 2009, Andy tomó un año de descanso para recuperar la perspectiva y el enfoque en el circuito competitivo. Sin embargo, durante su año sabático, el interés por su carrera aumentó. Cuatro portadas de revistas y un largometraje ganador de premios sobre su rivalidad con Slater, lo mantuvo en el centro de atención más que a casi cualquier surfista en cualquier lado.

Y conforme iba reorientando sus energías después de reunirse al circuito ASP (ahora WSL) en 2010, una vez más demostró su valía, ganando el evento de Teahupoo. Evidentemente, parecía que este joven poseía la sabiduría, la determinación y la influencia que hacen un duradero legado más allá de los logros de correr olas.

Andy nunca se olvidó de los chicos de su pueblo o de su estado natal, nunca dejó de agradecer a su familia y amigos. Lo más importante es que casi nunca dio una declaración pública, sin mencionar a su leal y amable esposa, Lindy, casi siempre terminando sus declaraciones con “Lindy, te amo demasiado”.


Andy Irons, en su primer cuarto de siglo, ganó tres títulos mundiales. En la historia de este deporte sólo otros tres han logrado registros similares – Foto Joli.

La competencia de Pine Trees, montado por Andy y su hermano Bruce, para todos los niños en Kauai, se ha convertido en uno de los eventos sin fines de lucro más populares y respetados en la industria del surf, libre del mercadeo de marcas y adictivo en su pureza y sentido alegre de la diversión.

Los tres títulos de Andy tienen otro aspecto en ellos, un aspecto que añade brillo al logro: fueron ganados contra el nueve veces ex campeón en el cúspide de su juego. Las rivalidades clásicas de los campeones anteriores – Los tres segundos lugares de Cheyne Horan detrás de MR (Mark Richards), Los retos épicos de Occy contra Curren, se palidecen detrás de la intensidad de la monumental batalla de voluntades entre Irons y Slater. Esa rivalidad fue la más grande en la historia del surf y solo Andy fue capaz de gestionar la hazaña.

Tal vez la mejor marca de su legado para el futuro es su respeto por los que estuvieron antes que él. En cada categoría, desde héroes (Sunny Garcia y Shane Dorian en Hawai, Occy en el CT, Potts como mentor) los shapers (Jason Stevens, Merrick, Arakawa para los guns) Andy mantuvo su relación a largo plazo y continuó haciendo otras nuevas. Desde los competidores hasta los amigos y familia (todos en el barrio aún conocen y les cae bien Andy) logró mantener el tacto y los pies en la tierra mientras caminaba con los reyes.


Foto Joli.

Andy Irons, en su primer cuarto de siglo, ganó tres títulos mundiales. En la historia de este deporte sólo otros tres han logrado registros similares. Añadimos el primer lugar del Surfer Poll Award, Waterman SIMA del año y 20 victorias WCT.

Quizás de igual importancia, en el gran cambio de aceleración hacia el siglo 21, Andy Irons ha sido capaz de mantenerse atado a su brújula personal, manteniendo su aguja interna señalando el verdadero norte, hacia su hogar Hawaiano y el lugar de nacimiento de nuestro deporte.

Conforme la noticia de su fallecimiento se difundió, cientos y cientos de mensajes desde todos los rincones del mundo, todos parecían decir lo mismo. Todos lloramos con la familia de Andy y con sus amigos porque él era nuestro idolo también.

Aloha, Andy Irons, a la paz que sobrepasa todo entendimiento…

Fuente: Costa Surf

 

  • Título: Elogio a un Gran Waterman: Andy Irons 1978 – 2010
  • Posted by:
  • Fecha: 3:26 PM
  • Etiquetas:
  • Comentarios

0 Comentarios

Top