Banner

Últimas Noticias

Blogs

Falleció Pitty Block, leyenda del surfing peruano

El verdadero surfeador de tsunamis, sultán de la velocidad, en las olas y en las pistas, murió en su casa de Máncora de un paro respiratorio. Tenía 84 años

By Javier Fernández Urbina

-Hola Javier, ¿quieres regresarte a Lima en 15 minutos? 
Me dijo "Pitty" sonriendo una soleada mañana de verano. Yo estaba alojado en su linda casa de San Bartolo estratégicamente ubicada junto a las olas de Peñascal, Peña Rosa, el Huaico y Santa Rosa. Hoy funciona allí un agradable hotel. 
-Tengo que ir a mi fábrica que queda en Surquillo, así de paso te regreso a Lima ¿qué dices?

¡Por supuesto que acepté su invitación! Y no tanto por hacer un rápido retorno a Lima, sino porque quería probar su legendario automóvil Porsche de color blanco, que estaba siempre muy bien cuidado en su cochera (él era súper cuidadoso con sus autos, los tenía pulcramente limpios y listos para usarlos).

"Pitty" fue ha sido un gran competidor en el vertiginoso automovilismo. Él era un ídolo popular en el Perú por sus grandes triunfos en las carreras nacionales y en el extranjero. Cuando me subí al auto, él me ordenó que me colocara bien el cinturón de seguridad. Al acomodarme en el asiento, vi algo que me sorprendió. En el panel de los instrumentos de control había una placa que tenía su nombre que decía: modelo especial diseñado para Federico "Pitty" Block. Al notar mi gran sorpresa me dijo:

-Soy amigo de Ferdinand Porsche, el ingeniero diseñador de este auto (y creador también del Volkswagen Tipo 1). Ahora Javiercito... ¡Ajústate bien el cinturón! el auto vibrará bastante cuando pasemos los 200 kilómetros por hora... Porque la carretera panamericana no está en buen estado...

¡Hasta hoy recuerdo ese veloz paseo! El motor sonaba estupendamente y su habilidad al manejarlo fue una experiencia espectacular. También en otra ocasión, él me contó que otro gran amigo suyo en ese bravo deporte era el argentino Juan Manuel Fangio (cinco veces campeón mundial de Fórmula 1).

Era una persona afable, cordial y sana. Cuidaba mucho su salud y sus últimos años los vivió en la hermosa casa que tenía en Máncora. Con una vista espectacular a esa deliciosa rompiente (él allí tenía una colección de tablones alucinantes, recuerdo por ejemplo los de la marca Steve Walden).

En una crecida, con su hijo "Makki", hicimos juntos una travesura blanca. Nos llevamos varios de esos super tablones (los que estaban en la casa de San Bartolo) y nos fuimos unos días a Chicama ("Pitty" había hecho un viaje al extranjero).

Esas sesiones en las olas perfectas de Chicama de uno y dos metros, probando esos longboards nuevecitos fue un divertido secreto que compartimos con "Makki". Recuerdo que él lograba estar parado en la punta del tablón durante muchísimos segundos... ¡Cómo para ser registrados con un cronómetro para ingresarlo en el libro de los record Guinness! 

"Pitty" fue uno de los pioneros de la tabla en este continente. Su hijo "Makki" también fue un destacado tablista peruano ("Makki" falleció corriendo olas en la rompiente Peñascal hace algunos años). 

Empezó a correr olas en Miraflores a los doce años (vivía en ese distrito en la calle Fanning) usando una pequeña tablita de madera que la guardaba en los Baños de Miraflores. Bajaba a la playa verano e invierno. Allí conoció al fundador del Club Waikiki, Carlos Dogny Larco. En una tarde de verano, se sorprendió al verlo parado sobre una ola y se le acercó a saludarlo. Le cayó bien el intrépido muchachito a Dogny y ese día se metieron los dos al mar, para correr olas en tándem, en esas enormes y pesadas tablas de madera huecas que se usaban en esa época. A pesar de la grande diferencia de edad, allí empezó esa amistad y unos meses después, "Pitty" se hizo socio del Club Waikiki, en donde conoció a Ramón Raguz, que se convertiría en su mejor amigo en esa época (ellos empezaron a ir al club juntos, la mamá de Ramón los llevaba en auto a la playa).

"Cuando tuvo lugar el terremoto de 1974, ellos audazmente se metieron al mar para 'agarrar esa ola gigante del tsunami' mirando como la gente y los pescadores locales abandonaban sus casas de playa para evitar el impacto de las olas. Ingresaron sin pensarlo mucho y luego el mar se retiró como 100 metros"

Uno de los aportes de Federico "Pitty" Block a la evolución de la tabla (y además un buen negocio, era un hábil empresario) fue cuando introdujo al mercado en los años sesenta las famosas tablas blancas, llamadas popularmente "las Pitty tablas". Eran hechas en molde de material poliestireno (tenían un diseño con un ancla en la parte donde uno ponía el pecho y unas aletas en la parte de atrás). Fueron "la herramienta" del verano durante casi una década, logrando que muchísimos limeños y limeñas se metieran al mar a probarse en las olas. Tenías que usar obligatoriamente una camiseta de algodón, porque luego de estar varias horas en el agua salada y por las revolcadas en las playas de fondo de arena como La Herradura, te podían salir unas llagas enormes en el pecho.

Otro aporte inmortal de "Pitty" a la tabla fue en los años noventa. Cuando apoyó a su hijo "Makki" y a su mentor "Magoo De La Rosa" para que juntos emprendieran la exigente carrera de ser tablistas profesionales, introduciéndolos en los eventos de la ASP (hoy se llama World Surf League). Gracias al soporte y contactos de "Pitty" ellos hacían esos imprescindibles viajes a Hawái y a otras playas del mundo para entrenarse y competir. En 1990 su hijo "Makki" logró llegar a la serie final del campeonato mundial de la ISA en Japón en la categoría juvenil (en esa final estaba también el joven y talentoso tablista norteamericano Kelly Slater) y el joven peruano, de 16 años, logró la cuarta ubicación.

En los cincuenta, sesenta y setenta del siglo XX, "Pitty" era uno de los mejores tablistas del Perú en ola grande. Empezó a correr esas olas enormes de Kon-Tiki con tablones de madera sin leash y sin wetsuit en el verano de 1953 (esas tablas pesaban 80 kilos). Luego en 1959 viajó con un grupo de tablistas para competir en Hawai invitados por el The Outrigger Canoe Club de Honolulu. En la década siguiente, acompañado de otra gran leyenda de la tabla peruana en olas grandes, Felipe Pomar Rospigliosi, vivieron una tremenda experiencia en la rompiente La Isla en Punta Hermosa.

Cuando tuvo lugar el terremoto de 1974, ellos audazmente se metieron al mar para "agarrar esa ola gigante del tsunami" mirando como la gente y los pescadores locales abandonaban sus casas de playa para evitar el impacto de las olas. Ingresaron sin pensarlo mucho y luego el mar se retiró como 100 metros. Ellos adentro estaban un poco arrepentidos "de la gran idea" y cavilaban que nunca más podrían regresar vivos a la orilla. Entonces ambos decidieron agarrar "la ola que venga" para salir y felizmente, lo lograron.

En fin, son muchísimos los recuerdos y hazañas que se pueden narrar de nuestro distinguido amigo Federico "Pitty" Block Berny.

Deseo que estas breves líneas puedan transmitir el enorme cariño y el respeto que todos los tablistas peruanos le teníamos al tío "Pitty". ¡Gracias por tu generosidad y aprecio personal!

Fuente: Surfline.

  • Título: Falleció Pitty Block, leyenda del surfing peruano
  • Posted by:
  • Fecha: 12:32 PM
  • Etiquetas:
  • Comentarios

0 Comentarios

Top